¿Agobiada?! Empieza por aquí.

¿Te sientes agobiada de tantas cosas que tienes para hacer? ¿La cantidad de cosas incompletas, más las que tienes por tachar de la lista, más compromisos, gente a la tienes que dar seguimiento, incluida gente con la que tienes que coordinar nuevamente porque la última vez que quedaron no funcionó, etc.

Tu mente corre de un lado para otro, tu cuerpo va de aquí para allá al parecer estás haciendo un millón de cosas pero nunca se terminan, siempre hay algo que se quedó sin hacer o que podrías estar haciendo en vez de lo que estás haciendo. Y sin ir más allá, aunque estés haciendo lo programaste tienes culpa de que quizás lo que estás haciendo no es lo más importante de esa lista, posiblemente lo estas haciendo de una manera atropellada y no a consciencia. Regresa al momento de PODER.

El agobio siempre viene con una gota o dos de culpa. La verdad es que viene con un balde entero de culpa, por lo cual en ese momento de agobio y estrés culposo no estas realmente viviéndo, si no que saltas de la sensación de culpa por algo que pasó a la sensación de ansiedad por algo que tiene que pasa. Te estás ausentando de momento de poder que es el ahora, donde en realidad te encuentras y usándolo para pensar en el pasado o en el futuro de una manera ansiosa y negativa. Esto, lo que hace es sabotear más tu productividad.

No importa donde estés, si en el trabajo, el correo, en la peluquería, el supermercado, haciendo un trámite, bañando a tu hijo, si estás en la urgencia que te ahoga, en la preocupación y el estrés de tachar, estás desperdiciando esa vivencia para preocuparte por otra. Estás dejando de SER, para crear más de lo mismo con tu pensamiento. Esto se vuelve un hábito y un círculo vicioso, donde al final,nunca te sientes complacida (palabra clave!). Entonces, para volver al presente y poder actuar desde ahí, donde en realidad ESTÁ el poder y la oportunidad de CREAR un día más productivo, puedes hacer lo siguiente:

Hola¿Cómo me siento?

Para de hacer, para de pensar en hacer y de mecanear y trata de SENTIR. ¿Cómo lo haces? Tomate unos minutos (de 5 a 10)  y pregúntate cómo te sientes "Hola Carla ¿cómo estás, Silvia?, ¿Cómo estás, Diana?” Cómo me siento ahora y respira, no desesperes, es como si le mandaras un texto a tu subconsciente. Dale unos segundos para que te conteste, escucha que te susurra tu cuerpo ¿Qué puedo apreciar de este momento? Puedes empezar con cualquier cosa que te agrade: "Me gusta el color de esa tela, que cómoda es esta silla…se nota que ese viejito es feliz” Al hacer esto, no sólo regresas al momento presente, si no que elevas tu vibración y tu nivel de consciencia. Vas de un estado de confusión, que es el agobio a un estado de más paz y claridad que te permitirá actuar de manera más efectiva y en sintonía con el universo.

alarma de paz

Pon una alarma a media mañana y otra a media tarde en tu teléfono, lo que sea que funcione para ti; por ejemplo, una a las 11:11 y otra a las 3:33PM. En ese momento, pregúntate nuevamente como estás y trata de encontrar tu paz o una sensación positiva para ti. Prográmalo, ponlo en tu calendario, visualízate disfrutando o fluyendo al próximo segmento de tu día.

Cuando estás agobiada, vives bajo la ilusión que no tienes ni un minuto para hacer ninguna de estas prácticas psicoemocionales, pero esto no es real. Jamás te niegues un minuto para SER porque para eso vinimos al mundo! En la vida hay que SER y hay que HACER pero en la modernidad parece tener más valor el hacer.  Recuerda algo muy importante:

Jamás vas a poder compensar con HACER lo que ocasionas estando desconectada de tu SER.

Estas prácticas de buscar esa paz y esa apreciación por lo que ES, te ayudan a ser más eficiente en lo que estas por hacer porque potencias tus capacidades y expandes el tiempo útil. SIEMPRE eres más hábil desde una perspectiva de claridad. Ya sabes, si estás agobiada y no te da el tiempo, empieza por hacer lo que proponemos, hay muchas otras técnicas que hablaremos luego pero esta es fundamental y bien poderosa.

XO

MUSA

 

Romi Finn